A menudo los labios más urgentes no tienen prisa dos besos después.