El que tiene un porque para vivir, puede soportar casi cualquier como.